20 años de cárcel a un cura por abuso sexual a 4 alumnas en Córdoba

| | ,

El profesor de religión de un colegio de Córdoba, ha sido condenado a 20 años de cárcel por abuso sexual de 4 alumnas de 8 y 11 años durante el campamento de verano en el periodo escolar de 2012-2014.

Este cura formaba parte de la orden de Frailes menores Franciscanos, y se le ha condenado por abuso sexual de forma continua a 4 alumnas en 2 años escolares consecutivos.

La Audiencia le ha sentenciado como culpable de los 4 delitos de abuso sexual a menores de 13 años, por lo que se le han impuesto 5 años de cárcel por cada una de las víctimas y ha sido inhabilitado para cualquier profesión que tenga contacto con menores de edad, sea o no un oficio retribuido durante más de 3 años.

La sentencia se realizó el pasado día 2 de diciembre y además de los 20 años de prisión, deverá indemnizar con 16.000 euros a las víctimas del abuso.

Fue párroco y profesor hasta 2014

El condenado, fue profesor en un colegio de Córdoba desde el inicio del curso escolar 2012-2013 siendo párroco de una de las parroquias de la provincia hasta el 2014.

Las menores se encontraban realizando el curso de tercero y cuarto de EGB cuando el profesor las “sometió a tocamientos” en el aula, sentándolas en sus rodillas. Este comportamiento era de forma habitual y es el que utilizaba para “corregir sus ejercicios” o aprovechando las horas de recreo de forma que sin emplear intimidación ni fuerza conseguía realizarles tocamientos sexuales.

El tribunal ha concretado que durante el periodo escolar de 2014-2015 en un campamento organizado por la escuela el acusado le pidió a dos menores que le acompañaran a su despacho a recoger “chucherías” para los compañeros, de forma que ahí las sentó en su piernas y abuso de ellas sexualmente, tal y como una de la jóvenes le transmitió a sus padres.

Desde que la joven dio aviso, la familia se puso en contacto con el colegio mediante correo postal, y en ese momento el profesor fue trasladado a otra población. La joven ha precisado apoyo por parte de la unidad de Salud mental y más tarde cuando el profesor fue invitado a una fiesta, revivió los hechos con ansiedad, de forma que en la Feria de Córdoba, bebió bebidas alcohólicas y al ser asistida por la Policía Local explico el abuso sexual recibido con el profesor y esto dio lugar a iniciar la investigación sobre el caso.

La Audiencia comprende que las palabras que se pudieron oír en el juicio, grabadas por los agentes, salían desde una desesperación desgarradora, de una joven que no había podido soportar la carga que llevaba desde su niñez.

El condenado vicario en una parroquia e Vélez-Málaga

La prueba clave de esta investigación fue la propia declaración de las víctimas, indicando que la confesión que le realizó la joven a la Policía era suficiente para acreditar el testimonio de la acusación.

También se aportaron pruebas periciales de la propia declaración del imputado, que tan solo ha reforzado la credibilidad de las victimas. El condenado, utilizó “plurales” para el relato de las niñas, de forma que contaba la verdad de los hechos.

Según hemos podido contrastar, el condenado tiene 40 años y actualmente ejerce de vicario en una parroquia de Vélez en Málaga. El juicio fue celebrado los pasados 18 y 19 de noviembre y los franciscanos realizaron un comunicado en su web apelando a la presunción de inocencia afirmando que el acusado había colaborado desde el primer momento.

Anterior

Se encuentran ataúdes abandonados en el cementerio de Pinos Puente

Se esperan para enero las primeras dosis de vacunas en Andalucía

Siguiente

Deja un comentario