La ganadora del premio Saliou Traoré espera que se entienda el sueño africano

| |

La reportera Carla Fibla confía en que la historia “tremenda” del periplo de un niño huérfano que consigue llegar a la universidad en Marruecos, con la que ha logrado el II Premio Saliou Traoré de Periodismo en español sobre África, ayude a comprender por qué los africanos dejan sus casas en busca de una vida mejor o un sueño.

En una entrevista con Efe, Fibla ha destacado que el premio que conceden la Agencia Efe y Casa África, y que ha recibido este jueves en Las Palmas de Gran Canaria, es el reconocimiento a los cerca de dos años de trabajo que le ha supuesto narrar la complicada vida de Elvis Gori Molibuela.

Un niño que nació en 1998 en Bukunga -cuando comenzó la segunda guerra de Congo-, se quedó huérfano a los 5 años (su madre murió en el parto y su padre, después, de lepra), abandonó la aldea entonces con su hermana de 6, y sobrevivió a los muchos avatares de su posterior periplo de siete años por nueve países africanos.

Un premio que supone un merecido logro para Mundo Negro

El premio que ahora recibe por este trabajo supone para Fibla un merecido logro de la revista mensual “Mundo negro”, para la que trabaja y en la que se publicó el reportaje, ya que, de “forma más pausada y del modo más directo posible, trata de dar voz a los propios protagonistas de las noticias”.

Por ello, considera que esta distinción es también para los redactores de esta publicación y para los Misioneros Combonianos, que este año celebran el 60 aniversario de la revista y que son herederos del sueño de san Daniel Comboni: salvar África por medio de África.

Según ha explicado, “Mundo negro” cada tres años dedica un especial en el que se hace una radiografía completa de cada país del continente. En esta ocasión, su redactor jefe, Javier Fariñas, quería que se enfocara en la educación y en africanos que optaban por quedarse a estudiar en su continente, es decir, en Sudáfrica o Marruecos, que son los dos países a los que se trasladan la mayoría de los jóvenes para formarse académicamente.

Así, siguiendo historias de inmigrantes instalados en Marruecos, país que Fibla conoce bien porque ha residido en él ocho años, fue cómo dio con Elvis, cuyo nombre original es “Nsungu”, aunque a lo largo de su trayectoria migratoria ha tenido otros muchos que tuvo que inventarse para burlar las fronteras.

Fibla asegura que la historia de superación que cuenta es “bastante tremenda y excepcional” y destaca que son miles las que se pueden encontrar en África porque son muchos los niños que abandonan solos sus aldeas a muy corta edad, aunque en el caso de Elvis ese éxodo se produjo antes de lo común.

“La migración interna es altísima y es algo muy natural en el continente africano” que tuvo un mayor impulso a partir de mediados de los 80 por el acuerdo Schengen de la Unión Europea, ha subrayado la periodista especializada en el mundo árabe y en África, que ha vivido también en Egipto y Jordania.

Cuando Fibla conoció a Elvis en Marruecos no tenía pasaporte ni tarjeta de residencia, pero logró convencer al decano de la Universidad Mohamed V de Adgal para que le dejara asistir a clases de Derecho sin estar matriculado, pues es “muy buen estudiante y siempre estaba entre los primeros”.

Tras publicarse el reportaje sobre su vida ha podido regularizar su situación.

Según esta periodista, lo importante de la historia que cuenta es que “seamos capaces de entender lo que empuja a cualquier persona a dejar su casa para perseguir un sueño o una vida mejor”, de ahí que confía en despertar mayor interés por comprender estas situaciones y, sobre todo, que se respeten sus derechos “solo por el hecho de ser personas”.

Su visita a Canarias con motivo del premio permitirá a Fibla conocer de cerca el fenómeno migratorio que vuelve a afectar a las islas y que ya vivió desde la parte marroquí en la anterior crisis de 2005 y 2006, cuando residió en Marruecos.

A su juicio, lo que ocurre es “muy grave” porque no acaba de haber una política migratoria “clara” y que respete los derechos de las personas que entran en España de forma legal o ilegal.

“Lo vivido en Canarias- en alusión al campamento de Arguineguín ya desmantelado-, no responde a un país democrático en el que se dice que se respetan estos valores”, ha remarcado, al tiempo en que ha insistido en que es preciso una política migratoria, tanto española como europea, para poder resolver el problema.

Fibla quiere conocer estos días la visión de los canarios sobre lo que está pasando, la de quienes residen en las islas sin haber nacido en ellas y la de los inmigrantes, pues su objetivo es elaborar un reportaje especial sobre migraciones que se publicará en “Mundo negro” en el mes de mayo.

Anterior

El Real Madrid pasa a ser el primero de su grupo y clasifica a octavos de final

El Loro Parque inauguró un aerogenerador en Salinetas (Gran Canaria)

Siguiente

Deja un comentario