Urbanismo y paisaje, claves de un nuevo turismo sostenible

| |

El urbanismo y el paisaje son las bases sobre las que edificar un nuevo turismo sostenible que ya se gestaba con anterioridad a la crisis sanitaria, pero que ha acelerado su progresión a raíz de la pandemia, según los expertos que han participado este martes en un debate en Olot (Girona).

La Mesa Gerundense de Turismo y el Colegio de Arquitectos de Cataluña han organizado una jornada sobre la conexión entre ambos sectores, en la que se ha puesto de manifiesto la necesidad de que apostar por la sostenibilidad, con especial atención a factores como la movilidad o las infraestructuras.

Andrea Buchner, del despacho de arquitectos RCR, que se hizo en 2017 con el premio Pritzker, considerado el Nobel de la arquitectura, ha destacado que el sector ha de conjugar y tener “como ejes el territorio y la naturaleza, la ciudad y el paisaje”.

RCR, con sede en Olot, asesora a los responsables del Parque Natural de la Zona Volcánica de la Garrotxa, que Buchner califica de “fuente de inspiración” para su empresa.

En esa fusión entre turismo y arquitectura ha puesto como ejemplo las casas de agricultores de Cataluña para detallar iniciativas de su despacho como unos talleres de verano que comenzaron en 2008 y en los que se contabilizan actualmente 751 participantes, la mitad de ellos europeos.

Un laboratorio de ideas

“Son un laboratorio de ideas”, ha manifestado Andrea Buchner, quien ha insistido en el concepto de “arquitectura del lugar” como atractivo para quienes se acercan a una zona.

Otro programa organiza conferencias en Olot de referentes del ámbito arquitectónico, así como exposiciones, y ya se han organizado más de 3.000 visitas a la obra de RCR

En una de las mesas de la jornada ha participado la gerente de Turismo Garrotxa, Turina Serra, que ha coincidido con Buchner en esa visión de paisaje y urbanismo como atractivos desde un concepto de sostenibilidad que los engloba.

Serra ha asegurado que “si se crea un buen lugar para vivir será un lugar para ser visitado” y que “las cosas no hay que hacerlas para el turista si no para la población, y seguro que gustarán al turista”.

También ha puesto sobre la mesa retos de futuro como resolver “que hay pueblos que, por las segundas residencias, quedan despoblados durante la semana”.

En todo caso, la gerente de Turismo Garrotxa ha sido positiva y ha destacado el modelo de futuro en el que trabajan y que ayudará a salir adelante al sector, después de un verano en el que “al medio se ha acercado muchísima gente”.

Entre las base de esa nueva estrategia, asentada en esta comarca por la Carta Europea de Turismo Sostenible que ostenta el parque natural, figura conseguir “que el transporte forme parte de la experiencia” del visitante y superar la “hiperfrecuentación” que se ha evidenciado en la temporada estival.

El director general de Políticas de Montaña y del Litoral de la Generalitat, Albert Alins, ha defendido igualmente que “un reto de futuro es aprovechar los atractivos naturales” y potenciar “el turismo de naturaleza y sostenible”.

Alins ha explicado que un estudio asegura que por cada euro que se invierte en espacios naturales hay un retorno acreditado de nueve y ha manifestado que “la eficiencia ambiental y el paisaje deben ser elementos vertebradores de una política de cambio aplicada a atacar una vulnerabilidad territorial y a dotar de mayor resiliencia al territorio”.

En su opinión, la crisis sanitaria abre la puerta a replantear el modelo de desarrollo turístico, sobre todo en clave de sostenibilidad, y el patrimonio natural abre una “magnífica oportunidad” en territorios como la Garrotxa, “que tiene más biodiversidad que todo el Reino Unido”.

Alins ha destacado iniciativas como un programa de la Generalitat de promoción de viviendas en el mundo rural, “que pretende actuar en rehabilitación”, para corregir la despoblación.

El presidente de la Agrupación de Arquitectos Urbanistas de Cataluña, Sebastià Jornet, ha subrayado que el teletrabajo puede suponer un cambio “muy importante” y la directora del Observatorio de la Rehabilitación y Renovación Urbana de las Comarcas de Girona, Isabel Granell, ha señalado que, desde el inicio de la pandemia, se ha desdibujado la línea entre habitante y turista.

En otro de los debates, el presidente del área de Ordenación del Territorio de la Cámara de Comercio de Girona, Àlex Gilabert, se ha centrado en las infraestructuras y ha considerado que el aeropuerto de la Costa Brava está ante la oportunidad “de convertirse en cuarta pista de Barcelona”.

El exdirector general de Transportes de la Generalitat Pere Padrosa ha apuntado a la importancia de situar la movilidad como “pilar” del estado del bienestar.

También a alertado sobre el riesgo de crear infraestructuras, porque cada una es “una herida en el territorio”, y ha abogado por que los visitantes vengan “no por el precio, si no por la calidad” en el ámbito medioambiental.

La catedrática de Economía Anna Matas ha dicho que es clave que se desestacionalice el turismo, lo que requiere de implicación de las empresas, y el arquitecto Francesc Baquer, experto en movilidad sostenible, ha descrito casos como el de los campings, que ve como ciudades dentro de un municipio, pero temporales.

En calidad de anfitriones, el presidente del Consell Comarcal de la Garrotxa, Santi Reixach, ha indicado que este territorio es “referente en sostenibilidad” y el alcalde de Olot, Josep Berga, ha reclamado que se aprenda de los errores del pasado en materia turística y de arquitectura.

Anterior

La Alhambra obtiene más de 755.000 visitas hasta octubre a pesar de los cierres.

Derrota del Barcelona: se les escapa la primera posición

Siguiente

Deja un comentario